Nivel Primario

Los chicos de 1° y 2° año realizaron mandalas - ¡Galería de imágenes!

20160922 093855

Durante este ciclo lectivo trabajamos el concepto de meditar y aquietar la voz interior para dar paso a la emoción interna. No fue tarea sencilla pero con el tiempo logramos que fuera creciendo el tiempo dedicado al momento de meditar y de permanecer en silencio grupal.

 


“Mandala es una estructura de diseños concéntricos que replican de alguna manera la composición fractal o repetitiva del Universo y de la naturaleza. Mandala viene del sánscrito que significa ‘círculo’ y representa mediante el equilibrio de los elementos visuales la unidad, la armonía y la infinitud del Universo. El diseño de las mandalas tiene como objetivo el cese del pensamiento y de la mente aspirando alcanzar un estado meditativo…”. Esta es la definición que encontramos en internet solo con poner la palabra “Mandala” en el buscador.

En el taller trabajamos en sincronía con estos conceptos, desde el plegado del papel inicial, para aprender a realizar un modelo paso a paso. Interpretamos consignas, estimulamos la observación y comparación, pusimos en juego la motricidad fina y el trabajo en equipo.



Luego abordamos la elaboración de mandalas propios, dando rienda suelta a la creatividad de los niños y de esta manera surgieron infinidad de diseños únicos. Los chicos trabajaron sobre papel y los decoraron con diversos materiales en una búsqueda estética. Ellos conformaron grupos de cuatro participantes en el que cada uno debía realizar un cuarto del mandala final. Al unirse los cuatro papeles se “armaba” el mandala. Sobre la mesa se situaron el acuerdo, la convivencia, la aceptación, la integración y la escucha. También surgieron situaciones de intolerancia. El objetivo de estos trabajos era precisamente ver lo que nos pasaba en el encuentro con el otro y con uno mismo.

Conquistamos el aire libre al realizar mandalas efímeros con tizas en el piso del patio de la escuela. Fue un placer crear solo por el hecho de hacerlo, desprendiéndonos por un momento de la posesión material.

Los mandalas nos ofrecen una expresión estética individual o colectiva, son creaciones libres. Expresan ordenamiento, equilibrio y totalidad. Esta práctica contribuye y promueve también a la concentración y a la prolongación de la atención. Ha sido una experiencia enriquecedora para todos.